El Liceo Digital


I N F O R M Á T I C A

EL PROCESADO DE TEXTOS POR COMPUTADOR


Utilicen este selector para ir a cada tema y volver al principio.
Conceptos básicos | Elementos de formato - El código ASCII
Preparación de “editores” | Actividades de edición | Ordenamiento de archivos de texto

Utilicen el Correo electrónico para solicitar los temas del curso que no encuentren aquí.


El procesado de textos.

Punto rojo El procesado de textos es la utilización del computador a las actividades vinculadas a la elaboración de documentos escritos; mediante un programa de los llamados aplicaciones o programas de utilidad, que ha sido elaborado para ese fin y se encuentra instalado en el computador.

Todos los programas procesadores de textos, presentan en la pantalla un espacio dentro del cual aparecen los caracteres que el operador introduce desde el teclado, formando así un documento que luego es posible guardar, modificar, o imprimir.

Existen en el mercado una gran cantidad de programas de procesadores de textos, de diferentes marcas; que han ido evolucionando desde los primeros tiempos y actualmente permiten realizar una gran cantidad de operaciones para dar a los documentos que se elaboran una presentación muy prolija y de excelente calidad estética. Los más conocidos en los computadores compatibles, son el WordStar, el DisplayWrite, el WordPerfect, el AmiPro, el MS Works, y ultimamente el MS Word. También existen otras aplicaciones capaces de procesar textos, integradas a otros conjuntos; de las cuales las mas conocidas son el Write del Windows 3.0 y 3.1, y el Notebook o el WordPad de las versiones de Windows 95 y 98.

  • El WordStar - que practicamente fue el primero que fuera utilizado ampliamente en los computadores iniciales - se caracterizaba por utilizar para las diversas operaciones un sistema de combinaciones de teclas, especialmente con la tecla “control”, que obligaba a memorizar todas esas claves. Era un programa anterior a la generalización del uso del “ratón“, de los indicadores gráficos y las pantallas en color; que si bien en sus últimas versiones había evolucionado hacia las nuevas posibilidades de los computadores más modernos, en la práctica ha quedado en casi total desuso, siendo sustituído por los de otras marcas.

  • El DisplayWrite fue el procesador incorporado en los sistemas de “mainframes” o computadores relativamente grandes en las oficinas y empresas, suministrados por la IBM. De funcionamiento más intuitivo que el WordStar inicial, también ha quedado de hecho casi en desuso.

  • El WordPerfect fue seguramente el primer procesador de uso ampliamente generalizado, especialmente en los computadores personales antes de difundirse el Windows como programa de operación básica de los mismos; y también en las primeras versiones del Windows (3.0 y 3.1). La versión 5.1 de WordPerfect, que se utilizaba directamente basado en el sistema operativo D.O.S., fue el primer procesador ampliamente difundido, basada en el uso del “ratón” y de los menúes desplegables activados con el cursor o con la tecla “Alt” en los que las opciones se seleccionaban con un cursor de desplazamiento horizontal. Las versiones 5.2 para Windows, y la 6.0 para D.O.S. o para Windows, incluyeron importantes perfeccionamientos que fueron novedosos en su momento. Adquirido posteriormente por la compañía Corel, (productora del CorelDraw para gráficos) sus últimas versiones continúan teniendo un uso muy importante, en particular por las excelentes prestaciones que ofrece para trabajos de alta calidad gráfica.

  • El AmiPro - que se conoce fundamentalmente en su versión en inglés - fue un procesador creado por la compañía Lotus, productora de las primeras planillas electrónicas de uso general, que si bien tuvo un uso extenso no ha sido mayormente utilizado en nuestro país. Posteriormente, la compañia Lotus ha sido adquirida por otra, con lo cual sus programas han dejado de comercializarse bajo su presentación anterior.

  • El MS Works fue en realidad un “paquete” de programas pasa uso de oficina, presentado por la compañía Microsoft, que comprendía un procesador de texto conjuntamente con una planilla electrónica y un operador de bases de datos. Existen en uso las versiones 3 y 4, pero en los últimos tiempos ha sido ampliamente suplantado por el MS Word.

  • El MS Word tuvo una versión que fue inicialmente presentada como independiente, pero en forma muy inmediata ha sido integrado al “paquete” llamado MS Office 97, versión perfeccionada del inicial Works que en la actualidad parece ser el de uso más generalizado en los computadores de uso personal o familiar, y en las oficinas privadas y públicas.

    Actualmente em MS Word se ha convertido en el procesador de texto más utilizado, integrado al paquete de la utilidad Office que tiene varias versiones, y ha incorporado posibilidades muy amplias en la elaboración de documentos de texto, tales como introducir gráficos y hasta sonidos, utilizar varios colores en los diversos tipos de fuentes de letras, y otras mùltiples posibilidades que, de hecho, lo convierten en un verdadero editor de impresos de la mayor calidad.

  • El Write es un procesador de texto muy simplificado, contenido entre las aplicaciones que integran las versiones 3.1 y 3.1 de Windows, utilizable para documentos relativamente cortos, tales como cartas comerciales; aunque con suficientes posibilidades de variar diversos elementos como los tipos de letras, y otros. Tiene el inconveniente de que utiliza un formato de codificación muy específico, que no permite operar comodamente con sus archivos en otros procesadores, y generalmente tampoco se dispone de sistemas de conversión.

  • El Notebook y el WordPad son también aplicaciones adecuadas para el procesado de textos, en un formato de codificación de texto genérico, bastante simplificadas - especialmente el Notebook, ya que el WordPad es una versión del Write contenida en Windows 95 y 98 - que sin embargo pueden utilizarse para operaciones sencillas de edición. El Notebook se caracteriza por tener una limitada capacidad en cuanto al tamaño de los documentos que admite; y como el Write y el WordPad, no habilitan la apertura simultánea de varios documentos.

Punto rojo El procesado de textos consiste basicamente en introducir caracteres desde el teclado, y organizarlos en un “archivo” que registra todos sus componentes en la memoria permanente del computador; permitiendo ulteriormente su recuperación, su copia, su transmisión por correo electrónico, su modificación o su transferencia a una impresora sobre papel.

Independientemente de las características propias de cada programa procesador de textos, y de las diversas y peculiares prestaciones que proveen y los métodos específicos para utilizarlas; el proceso de textos se compone de actividades fundamentalmente iguales para todos ellos. Por lo tanto, de lo que aquí se tratará será de una “teoría general del procesado de textos”, adecuada para ser aplicada en el aprendizaje del uso de todos los programas de aplicación.

Ir al principio


Elementos de formato.

Punto rojo Si bien el procesado de texto comprende una función básica de redacción originaria de un texto, las prestaciones que habilita el computador permiten emplear esas capacidades para realizar una labor más completa, que comprende todos los aspectos de la apariencia final del documento.

Pueden separarse las actividades que se refieren a la determinación del contenido intelectual del texto, a las que se denomina edición; de aquellas que se dirigen a establecer las características formales del documento, a las que se designa como formato.

La circunstancia de que se emplee el mismo término - formato - no debe inducir a confundir su uso para referirse a esos elementos de forma de un documento, con su uso para referirse a los sistemas de codificación utilizados para archivar y recuperar el documento en concordancia con el programa procesador; los que suelen ser distintos para los diversos procesadores, y a menudo incompatibles de modo que no es posible visualizar en un programa un documento efectuado con otro, a menos que existan posibilidades de conversión de uno a otro formato de codificación.

Punto rojo La definición del formato consiste esencialmente en determinar los componentes de formal del documento final; tales como tamaño de la hoja en que será impreso, los márgenes empleados (por los 4 costados), los tamaños de letra (también llamados fuentes), los espacios interlineales, las posiciones de tabulador, y algunos más.

Los elementos del formato son propios para cada documento, y el programa procesador de texto los registra dentro del archivo que conforma el documento, en forma que en algunos de ellos - como el WordPerfect - puede visualizarse opcionalmente (lo que es preferible) si bien en otros - como el Word - no ocurre así, mediante una serie de claves (denominadas “códigos”).

Esos códigos de formato - al igual que otros referentes a los demás componentes del documento archivado - suelen ser propios para cada programa procesador, y a menudo también son distintos entre diversas versiones de un mismo programa. Ello suscita problemas de compatibilidad en la codificación que, si a veces no impiden totalmente recuperar el documento en un procesador distinto, producen efectos indeseables al aparecer caracteres que equivalen a distintos significados de un mismo código en uno u otro.

Estos efectos dependen en cierto modo del grado de perfeccionamiento de los elementos de formato del documento y del sistema de codificación utilizado. Los procesadores permiten, en general, elegir entre varios sistemas de codificación, ya sea el específico del programa, u otros que son más compatibles entre distintos programas. Ello, naturalmente, determina menor especificidad en algunos elementos de formato.

En ese sentido, se suele hacer referencia a un formato “texto” que emplean la desinencia .txt que tiene una admisibilidad muy amplia en todos los programas lectores de documentos de texto; y del mismo modo existe un formato denominado .rtf que posee una gran adaptabilidad para ser recuperado en diversos programas procesadores.

El código ASCII.

Punto rojo El computador solamente es capaz de reconocer situaciones de existencia o inexistencia de impulsos eléctricos en un breve período de tiempo determinado (ciclo); lo cual se representa respectivamente con los signos 1 y 0. Para formar las imágenes de los caracteres alfanuméricos - letras y números - se recurre a un recuadro compuesto por 8 bandas horizontales de 8 reparticiones cada una, totalizando 64 posiciones en las cuales se ubican contenidos de 0 (vacío) o 1 (lleno) mediante las que se logra dibujar esos caracteres, una línea de separación abajo y otra a la derecha, empleando en consecuencia 7 x 7 = 49 puntos para delinear los caracteres.

Operando con 4 de esos recuadros, es posible obtener un máximo de 256 posiciones lo que, por razones técnicas que escapan al alcance de estas explicaciones, hacen que para todos los efectos de operación del computador, se disponga de esas 256 posiciones individualizables, como máximo.

Punto rojo A los efectos de suministrar a la memoria del computador el diseño de los caracteres alfanuméricos y todos los restantes necesarios para el uso en documentos escritos - lo que comprende signos como algunos aritméticos, diversos tipos de letras acentuadas o modificadas, comillas, paréntesis, espacios en blanco, etc., llamados genericamente tipografía - se ha ideado un sistema de claves que hacen corresponder cada uno de esos caracteres con un número comprendido entre 0 y 255, totalizando las 256 posiciones; que es universalmente utilizado en la informática.

Ese sistema de claves es conocido como “Código ASCII”; sigla de American Standard Code for Interchange of Information. Mediante la correlación de los impulsos emitidos por cada tecla de la consola con las claves ASCII, los programas de procesamiento de texto incorporan cada uno de los caracteres requeridos para escriturar el documento que se está elaborando.

Caracteres y números del código ASCII.

espacio 32 ! 33 " 34 # 35 $ 36 % 37 & 38 ' 39
( 40 ) 41 * 42 + 43 , 44 - 45 . 46 / 47
0 48 1 49 2 50 3 51 4 52 5 53 6 54 7 55
8 56 9 57 : 58 ; 59 < 60 = 61 > 62 ? 63
@ 64 A 65 B 66 C 67 D 68 E 69 F 70 G 71
H 72 I 73 J 74 K 75 L 76 M 77 N 78 O 79
P 80 Q 81 R 82 S 83 T 84 U 85 V 86 W 87
X 88 Y 89 Z 90 [ 91 \ 92 ] 93 ^ 94 _ 95
` 96 a 97 b 98 c 99 d 100 e 101 f 102 g 103
h 104 i 105 j 106 k 107 l 108 m 109 n 110 o 111
p 112 q 113 r 114 s 115 t 116 u 117 v 118 w 119
x 120 y 121 z 122 { 123 | 124 } 125 ~ 126  127
128  129 130 ƒ 131 132 133 134 135
ˆ 136 137 Š 138 139 Œ 140  141 Ž 142  143
 144 145 146 147 148 149 150 151
˜ 152 153 š 154 155 œ 156  157 ž 158 Ÿ 159
espacio 160 ¡ 161 ¢ 162 £ 163 ¤ 164 ¥ 165 ¦ 166 § 167
¨ 168 © 169 ª 170 « 171 ¬ 172 ­ 173 ® 174 ¯ 175
° 176 ± 177 ² 178 ³ 179 ´ 180 µ 181 182 · 183
¸ 184 ¹ 185 º 186 » 187 ¼ 188 ½ 189 ¾ 190 ¿ 191
À 192 Á 193 Â 194 Ã 195 Ä 196 Å 197 Æ 198 Ç 199
È 200 É 201 Ê 202 Ë 203 Ì 204 Í 205 Î 206 Ï 207
Ð 208 Ñ 209 Ò 210 Ó 211 Ô 212 Õ 213 Ö 214 × 215
Ø 216 Ù 217 Ú 218 Û 219 Ü 220 Ý 221 Þ 222 ß 223
à 224 á 225 â 226 ã 227 ä 228 å 229 æ 230 ç 231
è 232 é 233 ê 234 ë 235 ì 236 í 237 î 238 ï 239
ð 240 ñ 241 ò 242 ó 243 ô 244 õ 245 ö 246 ÷ 247
ø 248 ù 249 ú 250 û 251 ü 252 ý 253 þ 254 ÿ 255

Ir al principio


Preparación de editores o plantillas.

Punto rojo Frecuentemente en la enseñanza del procesado de texto, se sigue el método de realizar primeramente la escrituración del texto, y luego la aplicación de las definiciones de formato. Sin embargo, a los efectos del uso práctico del computador personal o de trabajo, es preferible utilizar el camino inverso; y los procesadores de texto más modernos y usuales, están construídos según este mismo concepto.

El computador habilita a preparar previamente documentos “vacíos” de texto, integrados solamente por el conjunto de códigos que producen las definiciones del formato, usualmente llamados “editores”, o, en el léxico de algunos procesadores, plantillas. En esa forma, es posible tener preparados los modelos de formatos que generalmente se utilizan - a los cuales es posible incorporarles también algún elemento de texto, tales como membretes, invocaciones, aclaraciones de firma, etc. según su clase - y al disponerse a elaborar un documento concordante, elegir el editor adecuado al contenido y finalidad de creación del documento. De tal modo, una vez culminada la escrituración del texto, el documento ya estará terminado sin necesidad de memorizar todos los detalles de su formato y los procedimientos, menúes y opciones a utilizar para introducirlos en él.

A estos efectos, generalmente los procesadores contienen una entrada para “documento nuevo” que presenta una selección de plantillas o editores. Pero también puede ser práctico tener preparados esos mismos documentos como si fueran documentos comunes, en los lugares apropiados, y proceder antes de iniciar un nuevo documento, a volver a archivarlos dándoles el nombre que corresponda al documento que nos proponemos ejecutar.

Punto rojo Los procesadores de textos más avanzados y completos, automatizan en alto grado la preparación de editores; generalmente por el procedimiento de elaborar un documento que luego es archivado (o “guardado”) con una desinencia especial en su nombre, que le da la calidad de plantilla. Asimismo, bajo Windows 95/98 y sus aplicaciones, es posible asignar a los archivos nombres de cierta extensión y con espacios entre palabras, lo que permite denominarlos en forma descriptiva de su objeto.

Para el caso de no contar con tales programas, deben considerarse algunos componentes mínimos del formato, a ser definidos para conformar un editor.

Punto rojo Como ocurre en muchos otros aspectos del computador, y en todos los programas que requieren ciertas definiciones imprescindibles, los equipos y los programas contienen los que se denominan parámetros por defecto, que son los valores, definiciones e indicaciones que se aplicaran si el usuario no los modifica o personaliza. Los valores por defecto de los elementos definitorios del formato de los documentos de procesado de texto, son los que el programa tiene establecidos para el documento nuevo en el cual no se han especificado expresamente.

Los parámetros por defecto más usuales en los procesadores de texto comunes son:

    • Papel tamaño carta, hojas sueltas, de 21 x 29,7 cms, (papel standard A4).

    • Orientación del papel en la impresora: vertical (Portrait - El transverso se denomina Landscape).

    • Márgenes de 2,54 cms, en los cuatro costados.

    • Modo de marginación de encuadernación, desativado.

    • Tipo (fuente) de letra Times New Roman cuerpo 10 (normal, es decir, no negrita ni cursiva).

    • Paso de línea automático (adaptado al tipo de letra).

    • Interlineado (espaciado interlineal), fijo de 12 puntos, o 0,42 cms.

    • Alineación a la izquierda, sin justificado.

    • Tabuladores varían según los programas.

    • Numeración de páginas desactivada.

    • Numeración de líneas desactivada.

    • División silábica desactivada.

    • Prevención de párrafos separados (“viudos” o “huérfanos”) desactivada.

    • Encabezado 1 cm. sin texto.

    • Pie no existente.

Punto rojo Dependiendo en cada caso del equipo disponible, especialmente el programa procesador y el tipo de impresora, a los efectos de definir los elementos de formato de los distintos editores que se desee conformar, es preciso tener diversas consideraciones.

    • Idioma del teclado. Generalmente ha sido establecido al instalar el interfase Windows o equivalente, pero debe tenerse en cuenta que si está establecido en inglés, no solamente varias teclas producirán caracteres distintos a los indicados en ellas, sino que en caso de establecerse revisores de ortografía o gramática, resultarán inútiles además de lo molestos que siempre son.

    • Papel. Además de la orientación que como regla general conviene sea la vertical (Portrait), debe considerarse si el procesador o los controles de la impresora requieren definición de si el papel es en hojas sueltas o contínuo (fanfold). Debe tenerse en cuenta que los tamaños de papel más usuales son el A4 (carta) o el “legal”. Puede ser importante, con una regla graduada, verificar las medidas del papel que se va a usar.

    • Unidad de medida. Por lo general, existen opciones para seleccionar centímetros o pulgadas. A veces, para los tipos de letra las medidas son en “puntos de tipografía”.

    • Tipo (fuente) de letra Los procesadores modernos disponen de una gran variedad de tipos de letras, especialmente las “true type” para las impresoras que actúan en modo gráfico, como las de burbuja o laser. A menudo es posible disponer de bancos adicionales de fuentes, especialmente provenientes de los programas de edición gráfica como el CorelDraw. Es conveniente verificar los tipos que resulten de preferencia, pero también debe tenerse en cuenta que el uso del Times New Roman consume más tinta en las impresoras de burbuja que el Courier New, que tiene excelente presentación.

    • Márgenes. Debe estudiarse adecuadamente la zona normal de escritura, evitando el abuso de los encabezamientos. Si los documentos van a ser impresos de ambas caras del papel (anverso y reverso), debe establecerse el margen de encuadernación distinto en páginas impares y pares. Si se ha colocado un membrete, debe cuidarse que el margen izquierdo del texto quede más a la derecha de su iniciación.

    • Interlineado. Los espaciados llamado automáticos, que dependen del tamaño de las letras, no producen por lo general buena presentación. Debe especificarse un espaciado mediano, del orden de 17 a 22 puntos, salvo necesidades especiales.

    • Alineación. Como regla general, debe preferirse la alineación justificada en ambos lados.

    • Tabuladores. Para facilitar las sangrías, deberán especificarse inicialmente a 3 cms.

    • Numeración de páginas. Es conveniente activarla a partir del 1, pero establecer que no se numere la primer carilla.

    • Numeración de líneas. Normalmente no es de interés activarla.

    • División silábica. Deben tenerse en consideración las características del programa. Algunos insertan los guiones “blandos” que desaparecen si con los cambios del texto la separación no queda al final de la línea; pero mantienen los códigos, lo que genera abundante memoria desperdiciada. Los guiones “duros” causan inconvenientes en caso de reformas del texto, porque quedan separando las sílabas en el medio de la línea.

    • Prevención de párrafos separados. Se denominan párrafos “viudos” los que quedan con una única línea al final de la hoja, y “huérfanos” cuando la línea única encabeza la hoja. Ambos producen un efecto muy antiestético en el documento, por lo que debe activarse la prevención que determina que al principio y al fin de página siempre haya dos líneas por lo menos.

Ir al principio


Actividades de edición.

Punto rojo Las actividades de edición son todas aquellas dirigidas a redactar o modificar un texto de caracteres alfanuméricos, operando desde el teclado y produciendo la salida sobre la pantalla.

Una de las principales facilidades del uso del procesador de textos - por lo menos para ciertos tipos de trabajos - es la que permite preparar documentos enteros, o grandes fragmentos, susceptibles de ser empleados, mezclados, adicionados o modificados, para obtener resultantes similares de poca variación; lo cual constituye el proceso típico de edición con procesadores de texto.

En otros casos, es posible emplear funciones integradas a los procesadores, que permiten incorporar documentos pre-formulados en los cuales se insertan pocos textos (como ser contratos preparados a los que se indican las partes, domicilios, etc. o cartas similares para distintos destinatarios); y que quedan configurados en forma automática utilizando la función “merge” con datos provenientes del teclado o de una base de datos.

Punto rojo Las principales acciones individuales de edición en un documento en redacción o revisión, comprenden las siguientes operaciones:

  • — Ingreso de texto. Consisten en introducir caracteres en la forma normal de redactar un documento, adicionando palabras al texto en proceso.

  • — Inserción de énfasis. La inserción de énfasis durante la redacción, consiste en activación antes y al final de fragmentos, de procesos que determinan el subrayado o el cambio de aspecto de los caracteres, especialmente pasando a letra “negrita”, “cursiva” o su combinación; así como el cambio de tamaños o formas de la letra para fines de individualización de títulos u otros énfasis (letra versalita, superíndice, subíndice, etc.)

  • — Circulación por el texto. El computador permite circular en forma aleatoria sobre el texto, mediante el empleo del indicador o “cursor” que en la pantalla indica la posición de entrada actual de caracteres; y con las teclas “de flecha” y el cursor del “ratón”que gobiernan su posición en coordenadas cartesianas sobre la superficie de la pantalla. Esa circulación permite colocarse en cualquier ubicación del texto actual, sea para suprimir como para insertar texto; una actividad típica de edición.

  • — Marcado (teñido) de texto. El proceso de memorización del texto a ser afectado por una actividad de edición, se basa en el marcado del texto. Este proceso consiste en situar el cursor al inicio de un fragmento del texto actualmente en proceso, la activación inicial de la operación de marcado, el traslado del cursor a la posición final del fragmento, y la activación final del marcado. Por lo general, se pone de manifiesto por cambios en la apariencia del texto (teñido), ya sea por “video inverso” en las pantallas monocromas, o por una coloración en las de color. Casi todos los procesadores efectúan esta operación al mover el cursor teniendo pulsada la tecla de mayúsculas o alguna de control.

  • — Traslado de texto. El marcado es instrumento de diversos usos, entre ellos los que permiten trasladar texto de una parte a otra del documento, ya sea conservándolo en el lugar de origen, o eliminándolo de él. El texto marcado puede ser memorizado tanto por “copiar” como por “cortar”; y el fragmento memorizado es depositado en un nuevo lugar por inserción de texto. Algunos procesadores pueden memorizar el texto marcado, bajo una clave - por ejemplo un número o una cadena de caracteres; pero en los demás casos el texto memorizado se pierde al colocar otro en su lugar.

  • — Borrado de texto. Las operaciones de borrado de texto implican, obviamente, eliminar del texto existente cierto grupo de caracteres.

  • — Inserción de texto. La inserción de texto tiene lugar en el punto local del cursor, ya sea por origen desde el teclado, o por incorporación de caracteres memorizados o de “bloques” existentes en otros archivos retenidos en la memoria estable del computador, o de los previamente memorizados bajo ciertas claves cuando el procesador tiene esa prestación.

  • — Uso de bloques de texto. La confección de bloques consiste en la memorización de un fragmento de texto, dotada de cierta permanencia, que habilita volver a incorporarlo al texto cada vez que se convoca la función de inserción de bloque. Algunos procesadores permitían almacenar varios bloques, indicados bajo una clave que podía ser un número, una letra, o incluso un conjunto de caracteres. Los más recientes han optado por utilizar para ello el uso de macros . Los bloques pueden consistir en expresiones muy repetidas en un mismo documento, que se confeccionan y almacenan durante la elaboración del documento y luego se pierden. También pueden confeccionarse bloques con textos (palabras, expresiones, fragmentos extensos) que se utilizan con frecuencia en distintos documentos, y por lo tanto se almacenan en forma permanente en la memoria estable del computador; por lo general en sectores de archivos definidos por el propio programa de procesado de textos, o creados por el usuario a ese fin. Son un instrumento interesante, para insertar expresiones muy usuales - como ser nombres institucionales, o giros determinados - no solamente porque abrevian tiempo sino porque impiden que ocurran en ellas errores de digitación.

  • — Uso de macros. Actividades bastante repetitivas durante el procesado, que consistan en los mismos pasos, pueden programarse en forma permanente mediante las instrucciones macro, o macros. Las macros son pequeños programas que se elaboran facilmente, activando la función de confección de macros, (cada macro debe recibir un nombre y tener una clave propia) y ejecutando en ese modo la operación que se desea programar; de tal forma que al indicar que ha terminado, se procede a registrarla en la memoria permanente. Dado que las macros se graban como archivos autoejecutables, son susceptibles de ser contaminadas por los virus de computadora y producir los efectos de éstos al ser ejecutadas dentro de un programa de procesado de texto. Para convocar e insertar un bloque en un texto mediante una macro, la misma debe prepararse disponiendo la inserción del archivo en que esté contenido el bloque; o también puede incorporarse el texto mismo a la estructura de la macro.
    Las macros son un instrumento de empleo mucho más extenso que la aplicación al uso de bloques; que por lo general requieren un aprendizaje de cierto nivel avanzado en el empleo de un utilitario. Muchos utilitarios ya contienen macros previamente elaboradas (por ejemplo, las que permite realizar cálculos aritméticos durante la elaboración de un documento, para emplear su resultado como parte del texto).

  • — Búsquedas y sustituciones en el texto. La búsqueda de texto consiste en una función por la cual, a partir de la ubicación actual del cursor, se elige un carácter o grupo de caracteres que es suministrado al procesador, activando la función para que ubique la presencia de la misma cadena en el texto que se encuentra, sea hacia adelante, sea hacia atrás del cursor.
    Esta función puede combinarse con la de cambio sistemático, de modo que al encontrar la cadena indicada, esos caracteres sean sustituídos por los otros indicados al efecto. Este proceso puede ser aplicado no solamente a caracteres sino asimismo a códigos (por ejemplo, para suprimir o para agregar pulsaciones del tabulador en calidad de sangrías al inicio de cada párrafo). Un caso particular de sustitución - sistemática o específica - es la transformación de mayúsculas a minúsculas, o viceversa; que algunos procesadores tienen asignada a una función especial de edición.

  • — Operaciones de estilo. Las operaciones de estilo se vinculan a la presentación gráfica o diagramación del texto. Pueden ser realizadas tanto en el momento de ingreso de texto como en etapas ulteriores de edición; y algunos procesadores contienen guías para algunos aspectos generales del estilo - como las formas de presentarse los subtítulos - que cumplen algunas de estas operaciones en forma automática, permitiendo mantener un buen grado de uniformidad en ello. Comprenden fundamentalmente:

    • Centrado de títulos.

    • Alineación a la derecha. Caso de las fechas, referencias de asunto, etc.

    • Justificado. El justificado permite que exista una margen recto no solamente en el borde izquierdo sino también en el derecho. Una forma adicional (generalmente muy poco requerida) del justificado es el justificado central, que produce el efecto de alterar según la extensión de la línea, tanto el margen derecho como el izquierdo.

    • Agregación de énfasis. La inserción de énfasis durante la edición, consiste en la introducción de los mismos procesos que determinan el subrayado o el cambio de aspecto de los caracteres, o de tipos de letra, con fines de resaltar términos.

    • Sangrado de párrafo. El sangrado de párrafo equivale a introducir una posición de entrada del margen izquierdo en el fragmento de texto que llegue hasta el próximo fin de párrafo (punto y aparte).

    • Prevención de párrafos sueltos. La prevención de líneas opera en relación al corte de página, que el procesador realiza en forma automática. Ella consiste en no permitir que al principio o al final de página, aparezca una sola línea suelta, inicial o final de párrafo, evitando un indeseable efecto estético en la impresión.

    • Letras iniciales. La presentación especial de letras iniciales es un refinamiento de procesadores muy avanzados, propia de textos de imprenta. Consiste en sustituir la letra mayúscula inicial de un párrafo (generalmente el primero de la página) por un diseño estilizado de la misma letra, en un recuadro de tamaño bastante mayor al de la interlínea, como ilustración.

    • Operaciones especiales. Las operaciones especiales son propias de textos muy particulares, y consisten en estructuración del texto en columnas de tipo periodístico, presentación de tablas, introducción de espacio para gráficos o ilustraciones, presentación de notas a pié de página, introducción de cabezales o líneas de pié, estructuración en formato de ecuaciones matemáticas, etc. Son propias de procesadores muy completos y de trabajos muy prolijos.

  • — Operaciones de verificación. Las operaciones de verificación apuntan a corregir errores tipográficos u ortográficos; e incluso, en algunos procesadores muy completos, de orden gramatical. Algunos programas procesadores poseen funciones muy avanzadas en este sentido, que permiten realizar una revisión de todo el documento (o eventualmente de una palabra en que el operador tenga dudas) para establecer la forma correcta de escribir, desde el punto de vista ortográfico. En un sentido similar, una función todavía más avanzada, suministra la posibilidad de consultar un diccionario de sinónimos a partir de la palabra de salida; como apoyo al redactor.

Ir al principio


Ordenamiento del archivo del material de texto producido.

Punto rojo Un elemento fundamental en el empleo del computador para cualquier fin de usos utilitarios, es la definición de los “lugares” dentro de la unidad de memoria de registro permanente, correspondientes a los directorios y sub.directorios (carpetas) de trabajo; y el establecimiento de adecuados métodos de ordenamiento que permitan ubicar facilmente el material requerido, en fechas posteriores.

Normalmente, el empleo de discos duros de gran capacidad como son cada vez más corrientes, determina la conveniencia de efectuar su partición en sub.unidades, que quedan designadas como discos autónomos. Lamentablemente, esta partición debe ser organizada, calculada y realizada antes de incorporar al computador ningún programa; y debería comprender un estudio basado en la experiencia, de los tamaños adecuados a cada partición según su destino. En otros casos, el empleo del computador hace indicado utilizar la disquetera, y emplear distintos discos sueltos para distintos tipos o temas de trabajos; además de la conveniencia de respaldar en ellos todo documento de cierta importancia.

Punto rojo De cualquier manera, cada usuario u operador debería - si no tiene unidades propias en el disco duro - por lo menos definir directorios (carpetas) para agrupar los archivos que emplea y los que genera con su actividad.

El muy generalizado Windows, especialmente en sus versiones posteriores a 1995, estructura en la unidad C> en que por lo regular se instala, algunas reparticiones que sería mejor que cada usuario organizara por sí mismo. Así ocurre con la carpeta “Archivos de programa” en la cual - salvo indicación contraria - son instalados los programas de aplicación que estarían mejor en unidades exclusivas, donde no se realizaran ni borraran grabaciones de archivos producidos posteriormente.

Lo mismo ocurre con la carpeta “Mis documentos” donde las diversas aplicaciones se dirigen para archivar los documentos producidos con los procesadores de texto y otras aplicaciones; para lo cual es preferible que cada usuario defina un espacio propio, y eventualmente introduzca en él distintas clasificaciones según el tipo de documentos que elabore.

Punto rojo Es indispensable adoptar uno o más criterios generales de empleo sistemático para la estructura y organización de directorios o carpetas; como ser - si así se aplica al tipo de documentos de texto - por referencia a personas o entidades, o a actividades que cumple el usuario y motivan esos documentos; y dentro de ellos a distintos tipos de contenidos en los documentos (reseñas, resúmenes, informes, etc.); o clasificando esos mismos documentos por períodos anuales o por otros criterios, como las materias de estudio o similares.

De otra manera, la producción documental puede tornarse en determinado momento verdaderamente inmanejable, y perderse con ello una de las ventajas principales del empleo del computador, como lo es la formación ordenada y casi automática de archivos de antecedentes de consulta fácil cuando se necesiten.

Ir al principio


Línea roja


Temas de Informática

Líneas azules