El Liceo Digital


          H I S T O R I A    -   I V

Temas de ampliación:    LA “GUERRA FRÍA”

La Guerra Fría en la literatura


Utilicen el Correo electrónico para solicitar los temas del curso que no encuentren aquí.

Este tema ha sido incorporado respondiendo a varias solicitudes recibidas por correo electrónico; que agradecemos especialmente.



La denominada Guerra Fría ha dado lugar a numerosas obras en la literatura, como así también en el cine. En realidad, el propio nombre de “Guerra Fría” fue creado por un escritor.

Una de las actividades que más contribuyeron a dar tema a obras literarias, ha sido la de las agencias de espionaje, inteligencia, u “operaciones especiales”. En la realidad, tanto la U.R.S.S. ha tenido su KGB, como los EE.UU. la C.I.A. (a menudo aludida, por la similitud de su sigla, como “The Company” o “la Compañía”), Inglaterra su Secret Service, Francia su Sûreté, Israel su célebre Mossad; y varios otros países sus propias agencias, menos renombradas.

Por supuesto, el más célebre personaje de ese origen ha sido “Bond; James Bond” como gustaba presentarse el Agente 007 creado por Ian Fleming en una serie de 13 novelas; que constituyen - por otra parte - en su versión original, toda una antología de los diversos modos en que el idioma inglés es hablado en el mundo. Con variable grado de fidelidad al texto, y en algunos casos con total falta de base en ningún libro, en las películas de “007” el gran actor escocés Sean Connery - recientemente nombrado “Sir” por la Reina Isabel II de Inglaterra - dio una figura inimitable del agente secreto de la Guerra Fría, en una notable serie fílmica.

Otros episodios, más o menos reales o bastante revestidos en su versión literaria de elementos ficticios, originaron libros como “El día del Chacal” sobre el atentado contra el Gral. De Gaulle; la película “El Tercer hombre” sobre el mundo del espionaje en la ciudad de Viena y la extraordinaria adaptación cinematográfica de la novela “Dr. Zhivago” del escritor disidente ruso Alexander Solzenitzyn. Y hay muchos más.

Pero en otro sentido, algunos libros apuntaron - desde el ángulo de la ficción - a otros enfoques en torno de la Guerra Fría y las concepciones que en ella se enfrentaron (y aún se enfrentan, a pesar de la caída de la U.R.S.S.), desde el terreno literario de la novela.

Quizás el libro de ficción más impactante acerca del modo en que un Estado totalitario del tipo que imperaba en la U.R.S.S. puede llegar a afectar la vida cotidiana de las personas comunes - escrito además por un autor que participara fuertemente de la ideología socialista - haya sido “1984”; de George Orwell, tal vez el primero y todavía el más importante ejemplo de la literatura de “ficción política”.

Fue precisamente Orwell quien empleó por primera vez la expresión “Guerra Fría” para referirse al conflicto latente entre Occidente y Oriente al término de la II Guerra Mundial. Lo hizo en un artículo publicado en la revista londinense Tribune el 19 de octubre de 1945; titulado “Usted y la bomba atómica”, según lo consigna el Diccionario de Oxford.

"1984", de George Orwell, apareció en 1949.

Era un momento en que estaba fresco en la memoria el tenso episodio del bloqueo de Berlín y el “puente aéreo” que determinara su fracaso (4 de mayo), acababa de crearse la N.A.T.O. (abril 4), de establecerse plenamente el gobierno comunista de Mao en China, y de saberse que la U.R.S.S. poseía la bomba atómica. Y estaba por iniciarse la invasión de Corea del Sur por el gobierno comunista de Corea del Norte con apoyo chino y soviético (junio 8 de 1950), que ya había ocurrido cuando el libro era leído por la enorme cantidad de lectores que le dio un éxito fulminante.

El libro - que toma su nombre del año en que ocurren los hechos de su trama - presupone un mundo regido por el totalitarismo y un Estado dirigido por un jefe conocido como El Gran Hermano (the Big Brother); donde están prohibidos y constituyen graves delitos el amor, el pensamiento individual, la apreciación de la belleza, la privacidad y cualquier actividad placentera.

Una Policía del Pensamiento, posee una tecnología que, mediante unas “ventanas electrónicas” existentes en una de las paredes de todas las habitaciones de las viviendas de los ciudadanos, le permite ver y escuchar todo lo que sucede en ellas (a la manera del programa de TV que precisamente se denomina “El Gran Hermano”).

En definitiva, “1984” es una novela de amor; en la cual su personaje principal Winston Smith (que reúne el nombre del líder inglés de la II Guerra Mundial Winston Churchill y el apellido Smith, que se asimila a la generalidad de las personas en la sociedad inglesa) es un empleado del Ministerio de la Verdad, dedicado a elaborar propaganda del Estado. Smith se enamora de una compañera de trabajo, con la cual se comunican sus pensamientos, contrarios al régimen político. Ello es detectado por el sistema de vigilancia del pensamiento, lo que motiva que Smith sea arrestado y sometido a un proceso de re-educación ideológica; siguiendo un sistema aplicado en la U.R.S.S. con algunos disidentes políticos, que fuera designado periodísticamente como “brain washing” (lavado del cerebro).

George Orwell, su autor, era el seudónimo de Eric Arthur Blair, un inglés nacido en la India el 25 de junio de 1903, (debido a que sus padres eran funcionarios del Indian Civil Service del Gobierno británico), que fue educado en Londres, en el selecto Colegio de Eton; y posteriormente se incorporó a la Policía Imperial India, en Birmania (actual Burma), donde estuvo cinco años.

Participó de la ideología socialista, lo que lo llevó a integrar los cuerpos de voluntarios en la Guerra Civil Española en el bando republicano, formando parte de una milicia anarquista del frente catalán. Hacia el final de la Guerra Civil, en Barcelona los anarquistas fueron atacados por otros grupos del propio ejército republicano, dirigidos por los comunistas, apoyados por los soviéticos. Orwell logró escapar a Francia y retornar a Inglaterra, donde intentó proseguir su carrera de escritor.

En 1943 se incorporó como editor de temas literarios en la revista Tribune. Su contacto con el sistema stalinista lo llevó a cambiar totalmente sus concepciones, y a escribir no solamente la novela “1984” sino también una curiosa fábula política - que inició en noviembre de 1943 y publicó en agosto de 1945 - llamada “La rebelión en la granja”, en que los animales del corral se liberan de sus amos humanos, solamente para caer bajo la opresión de tres cerdos, que se apoderan del poder, y que representan a Marx, Stalin y Trostsky.

El éxito alcanzado por “1984” le significó alcanzar una posición económica desahogada; pero su salud estaba quebrantada por la tuberculosis que había adquirido en 1939; y de la cual falleció el 21 de enero de 1950 en el Universuty College Hospital.

FUENTE: Diario “El País” de Montevideo, agosto 16 de 2000, su Suplemento Cultural Nº 708, de 30 de mayo de 2003 y otras informaciones. G. Orwell, “1984”.

Líneas rojas


Temas de Historia


Materias de Cuarto año

Líneas azules