El Liceo Digital





          BIOLOGÍA

El Oído.

Su estructura - Audición y equilibro - Sentido cinestésico.

Utilicen este selector para ir a cada tema y volver al principio.
El oído | Estructura | Funciones


El oído es responsable de dos sentidos:      La audición y el equilibrio.

Ambos funcionan de manera similar; basados en el desplazamiento de un líquido contenido en una serie de canales provistos de pilosidades internas que detectan el desplazamiento del líquido.

En la audición ese desplazamiento es impulsado por las ondas sonoras; en el equilibrio lo es por el movimiento de la cabeza.

Ir al principio


Estructura

Comprende el oído externo, medio e interno. El oído externo comprende la oreja y el conducto de unos 3 cms. que va hasta el tímpano.

El tímpano es una membrana tras la que está el oído medio, conformado por una cadena de tres pequeños huesos llamados martillo, yunque y estribo, los cuales están en una cavidad que desde su interior se comunica con la nariz y la garganta, llamada Trompa de Eustaquio, y que tiene la función de mantener el aire de atrás del tímpano a la misma presión del exterior, para permitir que la membrana vibre cuando la chocan las ondas sonoras.

El oído interno se encuentra en el interior del hueso temporal separado por la ventana oval. Se compone por un lado de tres canales en forma de anillo colocados en los planos horizontal, vertical y transversal, y que contienen el sentido del equilibrio.

Cuando la cabeza se mueve, el líquido que contienen, así como ciertos critales de calcio llamados otolitos, agitan las terminaciones pilosas que recogen esa información y transmiten al cerebro la conciencia del cambio de posición. También los ojos, la piel y otros órganos como los músculos ayudan al equilibrio y a la precepción de los movimientos, lo que se llama sentido cinestésico.

El oído interno contiene además una zona llamada vestíbulo seguida de un canal llamado caracol debido a su forma.

En su interior existe un fluído gelatinoso, llamado endolinfa. Los movimientos que las ondas sonoras producen en el tímpano, generan vibraciones que los huesecillos transmiten hasta el vestíbulo y el caracol. Esas vibraciones mueven la endolinfa y ésta agita las terminaciones pilosas que están conectadas al nervio auditivo, el cual transmite al cerebro la sensación de los sonidos.

Estas terminaciones pilosas se llaman órgano de Cirto.

Ir al principio


Funciones

El sistema de equilibrio nos da la noción de nuestra posición respecto del centro de gravedad: si estamos parados, inclinados o acostados.

El sentido cinestésico nos informa si estamos quietos o en movimiento, por lo menos respecto del lugar en que nos encontramos. Por ejemplo: en un avión en vuelo - o en el interior de un barco navegando - sólo percibimos nuestro movimiento en su interior, salvo en algunos momentos en que los movimientos del avión sean suficientemente importantes como para que los percibamos como movimientos de nuestro propio cuerpo.

También nos informa la dirección y velocidad de nuestro movimiento.

El sistema auditivo nos permite percibir ciertos rasgos de las ondas sonoras. Otros seres perciben frecuencias que no oímos (como ciertos pitos que los perros oyen pero el hombre no).

Las frecuencias que percibimos van de 16 a 28.000 ciclos por segundo, que es la nota más aguda del violín.

También percibimos al oír la altura o diferencia de frecuencias entre distintos sonidos, los tonos puros o con armónicas y el volumen o intensidad del sonido y sus diferencias que se miden en decibelios.

Ir al principio


Línea roja


Temas de biología

Líneas azules